Edición solidaria en papel de The Foral Telegraph a favor del Síndrome de Apert

2016/12/12

  • La escala cromática describe al "rojillo" como un tono "fuerte y rojo, como el roble montañés y el vino de la Ribera"
  • La entidad norteamericana ha sacado los colores a la mascota de Osasuna
La última tarjeta roja que le faltaba por recibir a Osasuna

La empresa estadounidense Pantone, creadora del sistema de identificación de colores homónimo, acaba de publicar una nueva guía cromática inspirada en los equipos de la Primera y Segunda División españolas. La paleta ha sido encargada personalmente por el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas Medrano, ante la imperiosa necesidad de distinguir el blanco "merengue" y el azulgrana "blaugrana" de otros tonos similares y menos brillantes de la tabla clasificatoria nacional, como el "palangana" sevillista o el "armero" eibarrés. "Entre unos clubs y otros no hay color", ha matizado el máximo dirigente de la LFP, en referencia a sus espectros televisivos.

Del rojo coral al rojo foral

La afición osasunista ha flipado en colores con la inclusión del "rojillo" en la gama de tonalidades de la Liga Santander, ya que es vox pópuli que Tebas no puede ver a Osasuna ni en pintura. "Lo cierto es que nos va a venir muy bien porque en el futbolín siempre se confunde al 'rojillo' con el rojo 'bermellón' del Mallorca", ha aclarado la presidenta de la peña De las Cuevas de Zugarramurdi, cuya opinión ha quedado diluida por las negras declaraciones de un socio de la peña Código Rojo de Los Arcos, radiante ante los visos de especificación del "rojillo hasta la muerte": "el día que me muera, yo quiero mi cajón pintado azul y rojo como mi corazón, pero en la funeraria siempre me pedían el código RGB del ataúd".

Un color muy sufrido

Pantone ha admitido que el "rojillo" ha sido la numeración más complicada de determinar, ya que el club se ha degradado bastante con el paso del tiempo: "la coloración de Osasuna ha pasado de un tono pastel por los años dulces de la Champions a una pátina deslucida, casi mate por los tintes dramáticos de la desaparición", ha pincelado la compañía del estándar en una nota de prensa. "Aún así, el 'rojillo' siempre se ha caracterizado por su intensidad y por combinar bien con los tonos oscuros, lo que le ha permitido brillar al rojo vivo incluso cuando todo el mundo lo percibía apagado o desvaído", continúa la exposición sobre el color caliente, para concluir que el "rojillo" se puede catalogar sin lugar a dudas "como un rojo chillón".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la noticia