Edición solidaria en papel de The Foral Telegraph a favor del Síndrome de Apert

2016/12/19

  • Los doctores navarros se quejan de que la labor del Santo reduce drásticamente su carga de trabajo durante los encierros
  • "La situación clama al cielo y si nadie le pone remedio nos terminaremos muriendo de aburrimiento", reza la querella
Los trabajadores sanitarios se sienten heridos por la actuación del santo

El Colegio Oficial de Médicos de Navarra ha solicitado esta mañana la imputación del capotico de San Fermín por "interferir y minimizar la atención de los servicios asistenciales del encierro", según ha podido descifrar un farmaceútico para The Foral Telegraph a partir de la nota manuscrita que los galenos han enviado a los medios. "Aunque sabemos que actúa de buena fe y que no le mueve interés económico alguno -pues lo que él hace no se paga con dinero-, su actividad supone una fuerte competencia desleal y nos genera un grave perjuicio a nivel laboral y técnico, ya que la falta de práctica nos terminará llevando a no saber poner ni una tirita", parece extraerse del garabato multilínea.

Tras la operación, pronóstico reservado

Pese a la radicalidad de la solución propuesta, los facultativos se han curado en salud y no se han aventurado a vaticinar si la demanda menguará las ansias protectoras del santo morenico. "No tenemos la receta para paliar el problema, y a pesar de que esto puede abrir nuevas heridas, no podíamos quedarnos de brazos cruzados viendo como el patrón salvaba a un guiri o enviaba a un toro por otros derroteros en vez de embestir", han insistido en su comunicado, en el que han asegurado además que han llegado a este extremo "porque no les quedaba otro remedio". "Hasta tres veces a San Fermín pedimos que, por estar de parón, se abstuviese en el encierro dándonos ocupación, y nada".

"Nos aburrimos un montón cuando hay un montón"

Para terminar, los colegiados han afirmado que "han sido pacientes con el de Amiens, pero ya es hora de que nos eche un capote también a nosotros". En este sentido, los médicos han tirado de su ojo clínico para reprochar que "en los últimos años, las cornadas se han reducido un 45%, la contusiones un 42% y los varetazos un 35%, y así no hay forma de que los especialistas del Hospital de Navarra dejen el pabellón de Traumatología muy alto". "Aún así y siendo justos, tenemos que reconocer que parte de estas caídas tan traumáticas se deben al antideslizante que aplica el Ayuntamiento en las calles", han señalado los terapeutas, para los que suprimirlo "sería todo un puntazo".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la noticia